Karts & Karting

21 de mayo de 2008

Cartas a la Redacción: 'Algo tiene que cambiar'

Se me hace difícil definir lo vivido (o sufrido) el pasado fin de semana en La Ciudad del Motor de Alcañiz con motivo del primer meeting del Campeonato de España de Karting 2008, y con la presente no pretendo más que hacer pública una queja que en ningún momento vi atendida ni comprendida por parte de la organización de la prueba: Comité Deportivo y miembros de la RFEdA.

Es triste que un marco inmejorable como las instalaciones de Alcañiz y su organización, quede emborronado por la incompetencia de unos pocos.


Por experiencia propia, sé bien que efectuar quejas 'públicas' dentro de este deporte y especialmente dentro de ésta especialidad trae malas consecuencias. Pero hay ocasiones en que la situación es inadmisible y en este caso, y aún no siendo yo el directamente perjudicado, me afecta al sentirme responsable de haber involucrado a nuestro piloto, Leo Sabán, a participar en esta prueba.

El sinfín de despropósitos empieza con la sesión cronometrada oficial de la serie 1. Una vez finalizada la sesión de 10 minutos, los resultados no se publican hasta después de 4 horas, sin recibir explicación ninguna a pesar del lógico malestar e incomprensión por parte de todos los pilotos de la categoría. Tras la espera, llegan por fin los resultados y comprobamos con estupor que muchos de los tiempos publicados son incorrectos y no se corresponden con los datos que la mayoría de pilotos obtienen de sus displays individuales. En nuestro caso, nuestro sistema reflejaba una vuelta rápida de 59.44 y la organización nos asigna un tiempo de, 1.03.961!!! Al intentar reclamar junto con otros pilotos la inexactitud de los resultados obtenemos la respuesta de “en eso yo no puedo hacer nada, esos son los resultados, si estáis de acuerdo bien y, si no, podéis cargar y para casa”.

A pesar de la sensación de impotencia y el cabreo monumental, ante la inminente salida de nuestra primera clasificatoria, ya que los resultados se publican a las 15:20 h. y la manga arranca a las 15:40 h., decidimos resignarnos a participar tomando la salida en el último lugar de la parrilla, recibiendo la opinión de otro miembro de la organización que nos dice: “de momento corre la manga y después ya veremos”. Y vaya si lo vimos.

Tras finalizar la primera clasificatoria se nos comunica que la organización ha decidido eliminar del esquema previsto la manga de 'repesca' que podría darnos nuestra última opción de clasificarnos para las finales, por no haber suficientes pilotos para celebrar una repesca, según establece el reglamento.

Lógicamente, tuvimos que tomar la salida en ambas clasificatorias en nuestra 'regalada' última posición. Una de estas salidas tuvo que repetirse hasta en cuatro ocasiones sin que nadie entienda todavía el porqué. El mismo público asistente dedicó merecidos silbidos e improperios a la organización ante la situación que, además, supuso el abandono previo a la salida de varios pilotos de la parrilla.

Por si fuera poco, a falta de dos vueltas para el final de esta clasificatoria, cuando nuestro piloto ocupaba la 13ª posición, lo que le clasificaba directamente para la final, sufrió una colisión trasera siendo literalmente despedido de la pista por otro participante con el número 32. Cosas de las carreras. Acabamos la manga y al llegar a báscula comprobamos junto con otros concursantes como se detecta en el vehículo 42 una falta de peso sobre el mínimo establecido. Tras verificar el correcto funcionamiento de la báscula y su tarado, se procede a pesar de nuevo el vehículo y sigue sin dar el peso mínimo. Cabe destacar que, a pesar de las vueltas neutralizadas realizadas como consecuencia de las salidas nulas, todos los participantes en la clasificatoria cumplen con el peso mínimo a excepción de éste. Así pues, los comisarios técnicos elaboran el correspondiente informe-acta.

Mientras esperamos la publicación de los resultados, nos llaman los comisarios deportivos para aclarar lo sucedido en pista con el incidente que nos afectó cuando ocupábamos la 13ª posición. Tras exponer lo sucedido nos comentan que disponen de un informe del comisario de puesto (bandera) que corrobora nuestra versión.

Pues bien, se publican los resultados y comprobamos que ninguno de los pilotos implicados en irregularidades técnicas (42) o deportivas (32), se ven penalizados a pesar de existir actas que claramente declaran dichas irregularidades. Dependiendo de estas penalizaciones estábamos clasificados o no para las finales, ya que nuestro acceso a las mismas dependía sólo de un punto.

Nos dirigimos por enésima vez a los comisarios deportivos de la prueba para saber el porqué se ignoran las actas, la verdad, sin ninguna confianza tras todo lo sucedido. La respuesta es de nuevo surrealista: “Mira, tienes toda la razón, nos ha fallado el sistema informático en la sesión de entrenamientos cronometrados y la persona encargada del cronometraje (pde-racing) nos ha comentado que en 10 minutos lo solucionaba pero ha tardado más de 3 horas y finalmente hemos “deducido” los tiempos entre los pocos datos del programa y ahora, con todo lo que ha sucedido, no ‘podemos’ penalizar a nadie por las actas existentes a pesar de que sé que te perjudicamos”. ¡Ahí queda eso!

De vuelta a casa y tras repasar cada respuesta, cada actuación, cada procedimiento, me doy cuenta de que efectivamente todos somos personas y nos podemos equivocar, pero del mismo modo debemos ser capaces de rectificar o por lo menos, admitir que nos hemos equivocado. En este caso, ninguna disculpa, explicación o admisión de los errores cometidos fue emitida por parte de la organización. Creo que es lo mínimo que podemos pedir, más aún cuando pienso que el karting es la base de nuestro automovilismo y que en la mayoría de ocasiones los perjudicados por este tipo de actuaciones son además de pilotos, niños.

A los equipos y participantes se nos exige una corrección absoluta técnica y deportiva y un cumplimiento exhaustivo de un Reglamento cambiante día a día, con modificaciones ‘sobre la marcha’ y sin queja posible. ¿Por qué no existe el mismo nivel de exigencia para quienes organizan, controlan y toman las decisiones que afectan a los que pagan la fiesta? No olvidemos que estas ‘fiestas’ sólo las pagan los pilotos. Todos los demás (comerciales, equipos, preparadores, mecánicos, circuitos, organizadores, federaciones y federativos) vivimos de ellos.

Ignasi Ros Pujol
Kartòdrom Catalunya
IKR- C.K. Llissà de Vall

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo escribía...

Esto es increible, ya es la segunda vez que leo esto, no se pueden permitir este tipo de despropositos, asociación de pilotos ya! y las parrillas vacías, verás tu como entonces si tendrían en cuenta a los pilotos, estoy indignado. Un saludo.

mayo 22, 2008 12:16 p. m.

 
Anonymous Snake escribía...

He llegado a este link gracias a un amigo que tiene un futuro campeón del motor, y trás leer todo esto, no puedo hacer nada más que alucinar y si sirve de algo prestar todo mi apoyo, si sirve de algo una recogida de firmas o algo contad con la mia ;)

mayo 27, 2008 9:24 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Pagina principal